Rodríguez Arribas, exvicepresidente del TC, ha estado en TRECE para hablar de la sentencia contra Dolores Delgado y Alberto Rodríguez

‘El Cascabel’ de TRECE ha analizado la decisión del Tribunal Supremo de ratificar el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado, para lo que ha hablado con Ramón Rodríguez Arribas, exvicepresidente del Tribunal Constitucional y exmagistrado del Tribunal Supremo.

Según apunta Rodríguez Arribas, según el fallo del Tribunal, PP y Vox “carecen de legitimación activa, es decir, no están facultados para impugnar el nombramiento de Dolores Delgado”, aunque ellos recurren el nombramiento porque cuestionan la independencia de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado.

Además, el exvicepresidente ha explicado que “el Tribunal Supremo no ha entrado a decir si el acto estaba ajustado a derecho, pero cumple con su obligación no entrando en el fondo. Dolores Delgado no tiene el aval del Tribunal Supremo, tiene la firmeza del decreto que la designó, puesto que este ya no es impugnable”.

Rodríguez Arribas ha explicado un precedente que “llama la atención”. “Cuando se nombró a don Eligio Hernández, la Asociación Profesional de la Magistratura impugnamos el nombramiento incurriendo que le faltaban años para cumplir la edad mínima. Sin embargo, ahí el Tribunal sí entró en el fondo de la cuestión porque entendió que las asociaciones tenían interés directo. Pero habrá que esperar a leer la sentencia completa, que todavía no se ha publicado. Está solo el fallo”, y añade, “una asociación sí podría buscar la impugnación, pero ya se ha pasado el plazo para ello”.

El PP va a recurrir al Constitucional, ante lo que el exvicepresidente apunta que “hay que hacer un recurso de amparo al entender que el Tribunal Supremo ha incurrido en una vulneración de derechos. Es difícil que este recurso prospere, ya que los recursos de amparo no son fáciles de admitir y mucho menos de estimar, aunque esto son solo suposiciones”.

Por otro lado han comentado el desafío de la mesa del Congreso ante la sentencia del Tribunal Supremo al diputado Alberto Rodríguez. Rodríguez Arribas apunta que “la mesa del Congreso ha tomado una decisión más que cuestionable. La sentencia del Tribunal le condena a privarle de la condición de elegible durante un tiempo, por tanto al ejecutar la sentencia tiene que cesar como miembro del parlamento. Luego podrá presentarse a otro comicio pasando el tiempo pertinente, que en estos casos suelen ser unos meses. Pero lo que no se puede decir es que como se ha sustituido con una multa ya da igual, porque es tergiversar el sentido claro de la sentencia”.

Para concluir ha añadido que “en casos similares el supremo ha dictado una sentencia contra un aforado, le ha mandado la sentencia a la junta electoral y a la mesa y se ha ejecutado la sentencia porque se ha entendido que eso le privaba de su condición de parlamentario. Es más que cuestionable y a mí, personalmente, me produce escándalo”.

Artículos relacionados